Solo House: Franja de Aragón

CP-PvE-CasaSolo-2192b

Por: Ethel Baraona Pohl , arquitecto y editor.

Llegar a la Solo House no es fácil. El paisaje es una extensión de cielo verde en el medio de la nada en la provincia de Teruel, España.
De repente uno se encuentra con una escalera sin fin de hormigón en bruto y, golpeado por sensaciones contrastantes, uno se siente obligado a subir por ella. Paradójicamente, la casa es tan hermosa que se ​​obtiene una sensación persistente de que hay algo mal con ella. La Solo House es un proyecto de 12 viviendas identicas “curadas” para su uso como segunda residencia y se asignó a cada arquitecto una carta blanca .

Sin embargo, la historia reciente de la arquitectura demuestra que este tipo de experimentos con casas “listas para utilizarse” por lo general fallan, como en “Ordos 100” en China o “Living Architecture” en el Reino Unido.

De pie en su posición dominante, la estructura de hormigón monolítico, se ha elaborado en el paisaje siguiendo un esquema similar al de los mismos arquitectos de “Guna Casa”, actualmente en construcción, en Chile. La materialidad es un tema recurrente en la arquitectura de Mauricio Pezo y Sofía von Ellrichshausen , y en la Solo House hormigón en bruto y madera local constituyen los elementos básicos.

La austeridad del diseño, donde cada espacio responde a una lógica simétrica, se ve reforzada por la tenacidad del hormigón y la simplicidad de los muebles. La casa fue diseñada con el fin de olvidarse de todo, para manifestar la presencia del horizonte en todo su perímetro.
Gracias a la secuencia de habitaciones organizados informalmente con esquinas abiertas, la casa se puede transformar: las esquinas pueden convertirse en balcones, terrazas o habitaciones en función de los deseos personales. Aquí uno se acuerda de las palabras de Foucault: “Estamos en la época de la simultaneidad: estamos en la época de la yuxtaposición, la época de la cerca y de lejos, la de la otra parte, de los dispersos.”

Desde el principio, la casa se presenta como una manifestación de la simultaneidad y yuxtaposición. Para entrar, uno se ve obligado a elegir entre dos puertas que conducen a un mismo espacio oscuro dotado de una sola ventana. Este panel de vidrio, sin embargo, está montado en la pared de la piscina, que ofrece una visión de patio central de la casa, o la sala principal, a medida que se mira a través del agua. Este último espacio es una habitación sin techo perforada en las cuatro direcciones, con el volumen de agua en su centro. La idea del diseño de la piscina central, una habitación transmite una reminiscencia calidad poética de Platón de la alegoría de la caverna, que describe cómo la gente puede asumir que es real lo que es en realidad una ilusión.

La contradicción es el hilo conductor. La realidad y la ilusión están siempre al lado del otro, jugando con los sentidos. Los límites entre interior y exterior se confunden por una superficie transparente, perpetuamente abierta, incluso cuando está cerrado. Durante el verano, las habitaciones abiertas al paisaje y delimitado únicamente por cortinas, uno se acuerda de la casa de Raimund Abraham con cortinas en ambos casos, el ritual de la vivienda se explora a través de las condiciones psicológicas intuidas por el concepto de la casa arquetípica. la Solo House transforma las condiciones de vida de los habitantes a través de sus espacios, ya que las habitaciones son demasiado estrechas para cambiar la posición de los muebles, uno tiene que aceptar la disposición tal como es. No hay necesidad de llenar los espacios vacíos en esta casa. El propietario es propiedad de la casa.

La casa está situada en la región de Matarraña, en la zona montañosa del Sistema Ibérico, donde grandes zonas han sufrido la despoblación pesada desde principios del siglo XX, lo que resulta en aldeas enteras abandonadas, especialmente en Teruel. En este contexto, uno de los mayores desafíos es construir casas que no dependan de la infraestructura de las aldeas cercanas, haciéndolos autosuficientes mediante la instalación de sistemas fotovoltaicos, calefacción por suelo radiante, tratamiento de residuos en las instalaciones y los sistemas de almacenamiento de agua.

Es imposible visitar este edificio sin cuestionar la necesidad de este tipo de proyectos en la actualidad. Esta casa es una obra maestra arquitectónica, un ejercicio maravilloso con un buen resultado. Lo que hace que uno se pregunte por qué vale la pena construir este tipo de vivienda cuando sólo va a ser habitada por algunos meses al año.

Solo House
Arquitectos: Mauricio Pezo, Sofía Von Ellrichshausen equipo del proyecto: Diogo Porto, Bernhard Maurer, Valeria Farfan, Eleonora Bassi, Ana Freeze Ingeniería estructural: José Pérez Contratista de obras: Ferras Prats, Ineco, Pablo Rived cliente: Cristiano Bourdais, área : 3000 mq / 313 mq externa acabados: hormigón, vidrio interior acabado: madera pintado, textiles, cerámica fase del proyecto: 2009-2010 Fase de construcción: 2010-2013

Fuente: domusweb.it

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s