7 preguntas para tu asesor hipotecario

crdito-casa

¿Estás interesado en conseguir un crédito para comprar casa pero no sabes qué preguntar a tu asesor hipotecario? Aquí lo básico que debes tener en cuenta para evitar dificultades.

1. ¿Cuánto me prestan?

Generalmente, los bancos prestan un monto equivalente a 80 u 85% del valor de la vivienda. Para Luis Fabre Pruneda, vicepresidente técnico de la Condusef, lo ideal es aportar un enganche de por lo menos 20% del precio de la casa. Y es que, mientras más bajo es el enganche, más intereses pagarás al final del crédito, ya que el préstamo es mayor.

2. ¿Qué tasa de interés me cobran?

Los bancos han bajado sus tasas de interés recientemente. Si hoy contratas una tasa fija, ésta no se moverá durante toda la vida del crédito, aun cuando las instituciones suban las tasas en el futuro.

3. ¿Qué CAT tiene el préstamo?

También se tiene que considerar el Costo Anual Total (CAT). Éste es un indicador que te dice cuánto te cuesta el crédito considerando la tasa de interés más las comisiones, cuotas de administración y el pago de seguros asociados (vida, daños o desempleo). Esto te ayudará a decidir entre dos créditos que te ofrecen la misma tasa de interés, pues uno de ellos puede cobrar menos por concepto de comisiones o seguros.

4. ¿La deuda es en pesos, udis o salarios mínimos?

Identificar cuál es la unidad en la que estás adquiriendo el préstamo es básico. Muchas personas se dan cuenta de que, con los años, su deuda, en lugar de disminuir, aumenta pese a que la tasa de interés que contrataron es fija.

Esto se debe, en el caso de las Udis, porque son una unidad que reconoce el aumento de la inflación, es decir, si una persona debe 10 Udis y la Udi vale cuatro pesos, debe 40 pesos; si la Udi sube a 4.2, debe 42 pesos. Esto significa que cuando crece el valor de la Udi, la deuda aumenta.

Algo similar pasa con los créditos en salarios mínimos. La deuda se actualiza cada que aumenta el salario mínimo del Distrito Federal, lo cual ocurre al menos una vez al año.

La conveniencia de contratar créditos en pesos consiste en que el pago mensual queda fijo. Esto da mayor certidumbre al acreditado de cuánto es lo que debe por su casa y cuánto tiene que pagar mensualmente. Si tienes un crédito en Udis o salarios mínimos, pide asesoría a alguna institución financiera para sustituirlo a pesos.

5. ¿A cuántos años es el financiamiento?

Lo ideal es contratar créditos a 15 y no a 20 o 30 años. Mientras mayor sea el plazo, menor es la mensualidad, pero pagarás más intereses en el tiempo.

6. ¿Esquema de pagos fijos o crecientes?

El de pagos crecientes en pesos significa que, al inicio del crédito, la mensualidad es más baja y aumenta con el tiempo. Para algunas personas esto funciona, pues en teoría, la vida laboral inicia con un sueldo bajo que aumentará en el futuro, por lo que poco a poco podrán pagar una mayor mensualidad.
En contraste, la ventaja de los pagos fijos es que “si contratas un crédito que hoy representa 30% de tu ingreso, con el paso del tiempo el pago representará un porcentaje menor, bajo el supuesto de que tus ingresos van en aumento”, ejemplificó Miguel García, director de Crédito Hipotecario de Banamex.

7. ¿Qué comisiones me cobran?

Las instituciones cobran comisión por apertura, costo del estudio socioeconómico y avalúo, sin embargo, ya existen algunas instituciones que no las cobran.

Considera que estos gastos deben sumarse a los honorarios notariales. En conjunto, todos estos gastos pueden representar alrededor de 7% del valor de la casa. Asegúrate de que la institución no cobra comisiones por realizar pagos adelantados.

Fuente: metroscubicos.com

ABC de un crédito para jóvenes

6793826885_d3b6befb99_b

Por: Regina Reyes-Heroles C.

Comprar un bien inmueble por medio de un crédito hipotecario es un compromiso a largo plazo, por lo menos a 15 años. Es necesario que analices tu capacidad económica para hacerle frente. Entre los detalles que debes considerar antes de elegir un crédito hipotecario están los siguientes:

  1. Pagos variables: Investiga sobre productos con pagos crecientes, la idea es que conforme avance la vida del crédito vayas pagando un
  2.  poco más por tu casa. Esto va acorde con la idea de que la vida laboral se inicia con un sueldo base pequeño pero con el tiempo se pueden obtener incrementos salariales superiores a la inflación por lo que poco a poco podrás pagar una mensualidad mayor.
  3. Protección: Atención con los seguros, revisa que la hipoteca cuente con seguro por desempleo y seguro de vida. Si te quedaras sin empleo, te pueden ayudar con el pago del crédito, generalmente por tres meses. Por otro lado, en caso de fallecimiento las mensualidades restantes quedarían cubiertas y el bien inmueble se entregaría al beneficiario que hayas asignado.
  4. Capacidad de endeudamiento: Cuando no tienes otras responsabilidades –por ejemplo, una familia- tu sueldo es fijo y tiene potencial de crecimiento, puedes aprovechar para endeudarte un poco más. Si en principio se recomienda que el total de las deudas no rebase 30% de tus ingresos, en el caso de la gente joven, ese porcentaje puede incrementarse hasta 40% si el dinero se destinara a adquirir un bien inmueble por medio de un crédito.
  5. Largo plazo: Debes tener claro qué significa “largo plazo”: el compromiso de pago que vas a adquirir abarca por lo menos 15 años, aunque para los jóvenes los productos existentes plantean más bien 20 años. Necesitas estar consciente de que estarás pagando tu casa por ese periodo y que ello implicará sacrificios monetarios para otras cosas. El beneficio final será que tendrás casa propia.
  6. Pagos adelantados: Apuesta por los pagos adelantados: antes de contratar, asegúrate de que el esquema te permita hacer pagos adelantados sin penalizaciones.
  7. Tu ahorro: Piensa en el enganche: para obtener cualquier hipoteca deberás contar con un ahorro. Averigua cuánto necesitas y cómo vas a completarlo.

Fuente: http://www.metroscubicos.com