5 Consejos que no debes ignorar al invertir en Bienes Raices

INFOGRAFIA PATRIMONIOAL

La inversión en bienes raíces o inmuebles es una alternativa de generar un ingreso ya sea comprando un inmueble tal como una casa, departamento, local, comercial o terreno para posteriormente venderlo o rentarlo.

Al invertir en bienes raíces uno espera que el inmueble obtenido tenga un incremento en la plusvalía ya que los expertos consideran la inversión en bienes raíces como una inversión de bajo riesgo, segura, y rentable.

A pesar de ser considerada como una inversión segura y de bajo riesgo, muchas personas que han decidido invertir en bienes raíces han sufrido grandes pérdidas debido a la poca información, un inmueble mal ubicado, por no encontrar a quién rentarlo, o por tener que hacer reparaciones o remodelaciones que al final terminaban siendo más caras de lo esperado.

En Gerencia RED nos encargamos de ayudar y asesorar a nuestros clientes a invertir en propiedades garantizando una alta plusvalía en cada una de sus inversiones ya que contamos con la experiencia del conocimiento del mercado inmobiliario.

Advertisements

La arquitectura en búsqueda del hogar ideal

La verticalidad, la diversidad tipológica y el espacio público, ejes de los nuevos proyectos arquitectónicos.

POR Jessica Zermeño

CIUDAD DE MÉXICO — Para 2030, 40% de la población mundial, es decir 3,000 millones de personas, requerirá una vivienda digna, mientras que hoy América Latina necesita alrededor de 42 millones de unidades al año, estima UN Habitat. En México, tan sólo en el Distrito Federal la demanda está calculada en 48,000 casas al año, más de la mitad de lo que se construye, según la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi).

A lo anterior se suma la proliferación de zonas marginales que, de acuerdo con UN Habitat, son más de 110 millones en América Latina y evidencian “una mala planeación urbana y un mal funcionamiento del sector vivienda”.

Ante ese panorama, los arquitectos reconocen la falta de propuestas arquitectónicas de vivienda social que respondan a los actuales ritmos de vida de la población, pero estiman que este es un buen momento para proponer nuevos diseños, y algunos ya comienzan a ver la luz.

La arquitectura debe resarcir el daño al tejido familiar y social, causado por los proyectos de vivienda construidos lejos de los centros de trabajo y sin los servicios suficientes, expresa la arquitecta Sara Topelson, exsubsecretaria de Desarrollo Urbano de la Secretaría de Desarrollo Social.

La también titular del Centro de Investigación y Documentación de la Casa menciona que “ha habido una ausencia real de los arquitectos en la vivienda social”, pero sí ha habido propuestas eficientes, y lo que ahora se requiere es un modelo “intraurbano, vertical… algunos proyectos ya cambian eso, lo que es plausible”, agrega.

Obras revisa aquí tres proyectos que desde diversas trincheras buscan ser una solución a esa enorme necesidad que plantea el futuro en puerta.

RENDER: Cortesía Vivo Ritco

La clave, convencer al desarrollador

Sus creadores lo definen como un nuevo tipo de vivienda urbana sustentable. Este desarrollo, realizado por Arquitectura 911sc para Consorcio ARA, en Iztapalapa, DF, es-tá compuesto por 621 casas en edificios de cuatro plantas, lo que promueve, de acuerdo con sus hacedores, las construcciones verticales, es decir, la densidad, y revitaliza el espacio público. Su comercialización está prevista para finales de este año.

El arquitecto Jose Castillo, socio de Arquitectura 911, explica que para realizar este tipo de proyecto lo primordial fue convencer a la desarrolladora de la ubicación y las características imprescindibles.

El despacho arquitectónico tiene una agenda clara en materia de vivienda social: no saturar las plantas bajas con estacionamientos, sino mandar los autos a un medio sótano, y en su lugar construir espacios públicos o patios para incentivar la vida social.

Jose Castillo también subraya la búsqueda de innovar en la tipología de los departamentos, “hacer muchos diferentes y lograr el uso mixto de los espacios, para colocar pequeños comercios en los mismos proyectos”.

El despacho fue copartícipe, junto con el desarrollador, en la decisión de dónde comprar el terreno para la construcción del complejo habitacional. Se buscó que estuviera cercano a, por lo menos, un tipo de transporte masivo; está a unos pa-sos del metrobús Tepalcates y del metro Canal de San Juan, y a una cuadra de la calzada Zaragoza.

“Logramos tener una densidad habitacional muy atractiva dentro de la ciudad, unas 500 casas por hectárea, en edificios no tan altos, pues sólo son cuatro y cinco niveles, con patios de casi 16 x 30 m”.

El arquitecto Castillo está convencido de que ese modelo puede funcionar en otras ciudades y “es el futuro”.

Da algunas explicaciones de por qué estos proyectos tienen éxito: las personas prefieren invertir más en una vivienda que esté dentro de la ciudad, pues reducen considerablemente el tiempo de traslados.

Por esa razón, Arquitectura 911sc estima que en 2015 ya habrá construido alrededor de 2,000 casas con esas características. Ya tiene dos proyectos más en puerta: uno en la colonia Doctores y otro en Atlampa.

“Ya no hay pasos para atrás. Ya no podemos seguir construyendo lejos de los centros de trabajo. Todos, arquitectos y desarrolladores tenemos que estar conscientes de eso”, expresa.

Cortesía Tec de Monterrey

Nuevas dinámicas 

Los jóvenes se han enfocado en los cambios de las dinámicas familiares y han diseñado espacios conforme a esas transformaciones.

Un ejemplo son los tres proyectos elaborados en 2013 por estudiantes de la carrera de arquitectura del Tec de Monterrey, para el Instituto de Vivienda del Distrito Federal (Invi), en desarrollos ubicados en Iztapalapa, Miguel Hidalgo y Venustiano Carranza.

En esos diseños contemplan la creación de vivienda vertical con departamentos de máximo 60 m2.

Mauricio Martínez, profesor de arquitectura del Tec y coordinador académico de esa colaboración, sostiene que el Invi aprobó los proyectos porque eran innovadores y viables, pues aunque había mejoras arquitectónicas su costo no se disparó.

La dinámica familiar ha cambiado en cuestión de espacios, menciona el catedrático. Por ejemplo, dice, el comedor ya no se usa. Todos trabajan, llegan en la noche y comen en la cocina o viendo la televisión. Entonces, “propusimos a la gente del Invi que en lugar de comedor, para crecer el espacio, se hiciera una barra adicional a la cocina”.

Lo anterior les permitió tener recámaras de 3 x 3 m, cuando el reglamento pide mínimo 2 x 2 m. “Es un gran avance”, considera Mauricio Martínez.

Definieron que la entrada sería por la estancia, para darle privacidad a las recámaras. También incluyeron calentadores solares de agua, tratamiento pluvial, muros verdes y más cajones de estacio-
namiento de lo que indica la normativa.

Las fachadas y los acabados interiores requerirán cero mantenimiento por el tipo de materiales seleccionados. “Nos dicen que las fachadas que queremos parecen de la Del Valle o la Nápoles, pero no por ser vivienda social tiene que ser más fea”, expresa el arquitecto.

Estos proyectos ya tienen la aprobación del Invi y comenzarán a construirse antes de que finalice 2014, asegura Mauricio Martínez.

Áreas públicas 

Otros proyectos se han enfocado en los espacios exteriores, bajo el entendido de que hacer vivienda es hacer ciudad, como el concebido por los arquitectos Perla Posada Vique, Guadalupe Riesgo Guadarrama y Gabriel Sergio López Marsana, de la Universidad Autónoma de Morelos.

Su propuesta es la revitalización de Ahuatlán Sur, complejo construido por Casas Geo en 2003 en el norte de Cuernavaca, uno de los primeros de vivienda masi-
va creado por las desarrolladoras en la entidad, pero con severas carencias.

Aunque su proyecto aún no tiene luz verde, obtuvo el primer lugar a escala nacional en el Urban Revitalization of Mass Housing de las Naciones Unidas, por las innovaciones que propone en materia de espacios públicos. Pero aún espera financiamiento para materializarse.

Posada Vique explica que su trabajo consistió no en la renovación arquitectónica de las viviendas en sí, sino de los espacios públicos que comparten esas viviendas, con el fin de mejorar la calidad de vida de los habitantes de la unidad, compuesta por más de 2,000 casas.

“La infraestructura está en muy malas condiciones. Los escurrimientos de agua en las banquetas no te permiten caminar por las aceras y solamente hay una ruta de transporte público”, dice la arquitecta.

La propuesta consiste en revitalizar la vialidad a través de diferentes puentes e introducir nuevas rutas de transporte público, además de construir paraderos y ciclovías.

También contempla el impulso al tianguis local, la construcción de nuevos drenajes y la revitalización de los que ya están, el mejoramiento de los pavimentos, la construcción de rampas para personas con discapacidad y el fomento a los andadores populares.

“Si de verdad podemos crear nuevas viviendas populares regidas por esto (espacios públicos) durante este sexenio, las dinámicas de nuestras ciudades cambiarán considerablemente”, estima la arquitecta Perla Posada Vique.

Las reglas en contra

Para algunos arquitectos hay un gran impedimento legal para desarrollar nuevos diseños de vivienda social: la normatividad vigente, pues limita demasiado las características de los nuevos proyectos.

Javier Sánchez, arquitecto fundador de JSª Arquitectura y autor del libro La vivienda social en México, piensa que una de las primeras acciones para dar un viraje al tipo de vivienda popular es cambiar las normas locales que rigen las características que éstas debene tener en las ciudades, empezando por la Norma 26 de la Ciudad de México (Norma de Ordenación 26, de la Ley de Desarrollo Urbano del Distrito Federal ), que en teoría busca “incentivar la Producción de Vivienda Sustentable, de Interés Social y Popular”.

Desde su visión, y en coincidencia con la arquitecta Sara Topelson, titular del Centro de Investigación y Documentación de la Casa, las nuevas reglas deben impulsar la vivienda dentro de los núcleos urbanos, cerca de los centros de trabajo. “Debe haber normas nuevas para que exista la vivienda vertical que quiere el gobierno federal, y más dentro de las ciudades. Cuando eso quede cubierto podemos empezar a hablar de cambios en la arquitectura. Mientras, nada es viable”, expresa Sánchez.

El arquitecto explica que “los desarrolladores en el centro de la ciudad requieren terrenos grandes; es muy complicado para ellos hacer proyectos chicos. Prefieren una economía de escala y es entendible”, porque “no hay realmente un incentivo para hacer proyectos pequeños en la ciudad,
y esa sería la solución”.

El arquitecto Ulises Zúñiga, de Taller Veinticuatro, y quien ha desarrollado un proyecto arquitectónico que consiste en cambios sustanciales en la legislación de la Ciudad de México para generar transformaciones en el modo de hacer vivienda social, asegura que debe incentivarse el uso mixto de la vivienda, como oficina o fábrica a la vez, por ejemplo, y propone un cambio en las normas de los estacionamientos, para mejorar los espacios de convivencia.

“La legislación actual exige una cantidad muy alta de coches por vivienda, que más o menos equivale a 30 o 40% del área vendible. Nuestra propuesta es eliminar gran parte de los estacionamientos y utilizar esa área para espacios públicos, áreas comerciales o departamentos más grandes”, precisa Zúñiga.

Taller Veinticuatro propone que el estilo arquitectónico de los conjuntos de vivienda social no sea uniforme, para que exista una identidad diferenciada y se permitan adecuaciones familiares a las viviendas.

“Lo que proponemos es un estilo libre, que los edificios sean del tipo que quieran, que no haya una restricción en cuanto a la manera en que se vean; entendemos que la diversidad de la ciudad está también en la diversidad de sus fachadas, no en 2,000 o 3,000 viviendas iguales”, argumenta Zúñiga.

*Fuente: Obras web

Diseño de Interiores: Sugerencias para renovar la iluminación de la casa

Las principales ventajas de la tecnología LED. Cómo aplicarla y elegir la mejor opción para cada ambiente. 

lighting-by-john-cullen1

La aparición de la iluminación LED, que revolucionó la manera de alumbrar grandes superficies, llegó a las casas. A diferencia de la tecnología convencional, la LED permite un ahorro de energía del 80% y tiene una duración de 20.000 horas de uso, el equivalente a 20 años de vida útil. Además, no necesita ningún tipo de cuidado especial y no emite calor. La otra diferencia es económica: las luminarias leds son mucho más caras que las halógenas comunes, ya que su valor va desde los $750 hasta los $15.000, dependiendo del tamaño de la aplicación.

Algunas aclaraciones y sugerencias para aprovechar al máximo la iluminación LED:

1. La instalación eléctrica no requiere de ninguna preparación. Cada aplique tiene incluido en su diseño el driver para la conversión de electricidad.

2. Los aparatos se dividen según su uso para interiores y exteriores. En el primer caso, se emplean colgantes, spots, aplicaciones de pared y plafones. En el segundo, aplicaciones de pared para los perímetros. Por otra parte, Philips lanzará en 2015 al mercado una línea de aplicaciones para jardines alimentada por paneles solares.

3. Para elegir la luminaria correcta hay que tener en cuenta tres factores: las dimensiones del ambiente, las actividades que allí se realizan y el clima deseado.

4. Lo más práctico es alumbrar en capas; esto es, utilizando diferentes aparatos (apliques de pared, colgantes o spots) con luces de distinta intensidad, que se encienden de acuerdo a la actividad y al momento del día en las distintas áreas:

– En el comedor, lo ideal es recurrir a una luminaria colgante por sobre unos 80 cm de la mesa principal. De este modo, se genera un ambiente de intimidad.

– En el living es recomendable contar con una luz general y emplear apliques de pared para destacar detalles de la arquitectura y generar al mismo tiempo sensación de profundidad. Si se quieren resaltar rincones con objetos, los spots direccionales son útiles para generar un cono de luz sobre la pieza.

– En el dormitorio, la luz debe ser cálida. Además de la general, se pueden implementar luminarias de pared encima de la cabecera para los momentos de lectura y colocar una lámpara de pie dimerizable para regular la intensidad.

– En la cocina la iluminación debe ser brillante. Allí se pueden acentuar zonas con luminarias direccionales de techo o ubicar spots empotrados para reducir las sombras y destacar los colores de los alimentos. La iluminación lineal es otra opción funcional y moderna, especialmente sobre las mesadas.

– En el baño conviene emplear una luz brillante sobre el espejo para eliminar las sombras. Si se recurre a haces de luz desde la parte superior y los lados del espejo, éstos deben centrarse en un punto focal, preferentemente en el centro del espejo.

*Fuente: Arq.com.mx / Google Images

Mantén el valor de tu vivienda

Remodelacion 2

Cuida de acabados e instalaciones para conservar tu inmueble

Por: Alicia Díaz

Con el paso del tiempo, los inmuebles se van deteriorando, por eso es importante invertir en ellos para que no sólo conserven su valor, sino que también ganen plusvalía. Una casa se demerita 3 por ciento anual si se mantiene igual, pero vuelve a tener vida conforme reciba mantenimiento, asegura Jesús Villarreal Tostado, perito valuador. Una propiedad tiene una vida útil de entre 60 y 70 años, estima, pero se puede alargar si se conserva en óptimas condiciones.

“Hay casas de más de 55 años que están habitables, porque se les proporcionó el debido manteamiento”, afirma. El demérito de una vivienda proviene de la edad, el estado de conservación y el mantenimiento u obsolescencia, indica.

Cambiar el azulejo, los pisos, clósets, gabinetes de cocina o bien incluir una barda, reja o alarma de seguridad incrementa su valor, señala el experto. Y para mantenerlo, recomienda remodelar los acabados y renovar las instalaciones que a través del tiempo empiezan a dar dificultades.

“Eso hace que ya remodelada tenga un diferencial sobre lo que valía y lo que vale ahora con la remodelación”, explica. Pero si las mejoras son para vender la vivienda, primero estima cuánto obtendrías al momento de vender para saber si recuperarías la inversión.

“Si voy a vivir ahí mucho tiempo, el beneficio es mío, pero si lo hago para vender, tengo que ver cuál sería el precio de venta de esa casa remodelada para ver si es conveniente que haga la remodelación o que la haga el que compre”, menciona. Para que la casa mantenga su valor también deben estar presentables y en buen funcionamiento las tuberías de agua y luz, considera Edith Domínguez Sánchez, presidenta del Colegio de Valuadores de Nuevo León.

Una manita

Según la edad de tu casa, existen actividades que te ayudarán a conservarla.
– Por el simple hecho de habitar la vivienda, cada 3 años se debe dar mantenimiento a la pintura, arreglar grietas e impermeabilizar.
– Si la casa tiene más de 18 años, se requiere hacer una remodelación en las instalaciones de tubería de agua y eléctricas, así como cambio de pisos y azulejos.
– Al llegar a un periodo de 18 a 20 años, requiere remodelación a instalaciones y acabados.
– A los 30 años de vida se debe remodelar la fachada

Fuente: elnorte.com

De granja a casa: Niall McLaughlin Architects

17055-1

Un enorme muro de vidrio da la máxima luminosidad a esta casa diseñada por Niall McLaughlin Architects en Hertfordshire, Reino Unido. Así, la luz penetra en todos los espacios y se obtiene una vista espectacular de la campiña.

Esta casa familiar reemplaza una granja destartalada. Para obtener la licencia urbanística hubo que demostrar que la nueva construcción era más sostenible en el largo plazo que en el caso de llevar a cabo una remodelación del edificio existente.

En un guiño al pasado, la piscina de hormigón reproduce las formas de un abrevadero. Cierra por fuera un patio cubierto con una espectacular cubierta de metal perforada, sostenida por una galería de columnas de acero.

fuente: arq.com.mx

Casa entre árboles

Situada en lo alto de la Sierra Madre, en la zona de Palmillas, la Casa Torres busca instaurar un íntimo contacto con el entorno natural en el que se encuentra.

16745

Relativamente abierta hacia la calle, el acceso a la vivienda se da a través de una fuente, de la cual sale un árbol imponente tanto por su tamaño como por su belleza.
Una vez en el pórtico, una gran puerta recibe en forma de mural hecha a base de mármol, madera y acero.

Ya en el interior, el vestíbulo acoge con su mármol Santo Tomas color lila y sus muros de recinto volcánico, pero a la vez da la continuidad visual hacia el resto de la vivienda y el jardín, donde se buscó respetar al máximo el bosque de encinos existente.

La sala, concebida casi como una caja de cristal, brinda suficiente apertura visual como para apreciar simultáneamente la montaña y el jardín, gracias a sus grandes ventanales en las caras norte y sur, mientras que su chimenea nos invita a disfrutar del calor del fuego en ciertas noches que pueden ser muy frías, debido a la altitud del emplazamiento.

Tanto desde el comedor como desde la sala familiar es posible accesar a la azotea, donde una gran terraza nos permite disfrutar unas esplendidas vistas de la Sierra Madre, así como de toda la Zona Metropolitana de Monterrey.

Es así como, poco a poco, la vivienda se nos va revelando en una secuencia de espacios que nos van llevando de las áreas públicas a las áreas íntimas, y hasta la azotea, estando siempre en contacto visual con el bosque.

This slideshow requires JavaScript.

Proyecto: Casa Torres
Arquitecto: Gilberto L. Rodríguez
Colaboradores: Bernardo Chapa, Tomas Güereña, Joaquin Jenis, Oscar O´Farrill, Felipe Dorado, Diana Guerra
Ubicación: Garza García, Nuevo León
Fotografía: Jorge Taboada
Año Construcción: 2007
Extensión: 552 m2

fuente: arq.com.mx

Limpia y selecciona antes de mudarte

mudanza-02Por: María Guadalupe Sandoval Meza

¿Has pensado que tu cambio de casa resulta emocionante porque más que un traslado significa el inicio de una etapa de renovación? Tu nuevo hogar promete la realización de muchos sueños y no hay mejor manera de darle la bienvenida que haciendo una limpieza para dejar atrás todo lo que no necesitas.

Mudarte no significa mover todas tus pertenencias de un lugar a otro, en realidad, es la ocasión perfecta para deshacerte de todo lo que ya no te hace falta: ropa, juguetes, e incluso muebles. Organizar una venta de garaje, reciclar o donar a las personas u organizaciones que más lo necesitan, te permitirá llegar más ligero a tu nueva casa, al tiempo que ganas dinero extra o apoyas causas que verdaderamente te lo agradecerán.

Organiza una venta de garaje

Una amiga organizó una venta en su casa y al terminar, se dio cuenta de que contaba con el dinero suficiente para pagar la mudanza. Aunque su propósito era obtener cierta cantidad de dinero, nunca imaginó que ganaría tanto como para ahorrarse este gasto. Por esa razón, vale la pena enlistar algunas ideas para realizar una venta de garaje tan exitosa como la de ella. Veamos:

    • Decide con anticipación qué venderás. Separa las cosas en una habitación y asegúrate de que toda la familia esté de acuerdo. No querrás vender por equivocación algún objeto de gran valor sentimental.
    • Anuncia tu evento, para ello puedes repartir volantes (con croquis integrado), enviar un e-mail a todos tus amigos, familiares y vecinos, o bien, publicitarlo en tu cuenta de Facebook o Twitter.
    • Organiza lo acumulado por categorías y asegúrate de que todo esté a la vista, sobre todo, la ropa. Cuélgala en ganchos y evita doblarla para que los asistentes puedan ver todo lo que ofreces.
    • Ten en cuenta que los objetos que más se venden son: ropa de bebé, ropa de caballero, juguetes, muebles, libros y electrodomésticos.
    • Haz coincidir la venta un sábado (o domingo) de pago de quincena pues es cuando la gente dispone de efectivo. Considerar el clima o algún evento importante en el mismo día también te ayudará a asegurar la concurrencia.
    • Comienza desde temprano, quizá a las 8 de mañana, ya que las personas que suelen visitar estas ventas lo hacen antes del mediodía.
    • Negocia. Si tenías planeado vender una lámpara en 200 pesos pero tu cliente sólo te ofrece 150, acepta la propuesta, es mejor venderla así, a quedarte con ella. La alternativa es subir un poco los precios para bajarte durante el regateo.
    • Pide a algún familiar que te ayude ese día, de esta manera él podrá vigilar que no haya robos mientras tú te concentras en tu labor de venta.
    • Ten disponible suficiente dinero en cambio para no correr al banco o con el tendero cada vez que logres vender algo. Tampoco te debe faltar un marcador para verificar que los billetes que recibas no sean falsos.
    • Si vas a poner en venta aparatos eléctricos, ten a la mano una extensión para que la gente pueda probarlos y corroborar su adecuado funcionamiento. Recuerda que nadie querrá comprar un radio o una TV en ruinas.

Dona, ellos lo necesitan

Si no estás interesado en la opción de venta, tienes la posibilidad de donar en especie a tus centros de acopio locales u otros lugares que se encargan de canalizar lo recaudado a las personas que lo necesitan.

Fuente: metroscubicos.com