Árboles dentro de la casa: LOW architecten

17943

En una zona boscosa en el municipio de Keerbergen, la oficina LOW architecten diseña una vivienda en un solo nivel en cuyo interior alberga “árboles”.

El deseo del propietario era construir una casa con una estructura simple y vivir en contacto con la naturaleza. Los bosques de los terrenos circundantes crean grandes zonas de sombra sobre la parcela.
Esta ‘limitación’ fue el punto de partida de la idea de capturar la luz natural a través del techo. El resultado es un volumen escultural con dos techos convergentes. La estructura del techo es tangible en todas partes dentro de la casa, no hay líneas rectas cuando se mira hacia el techo. El resultado es una percepción espacial extraordinaria al entrar al área del living La claraboya asimétrica proporciona luz extra para salpicar en la habitación. A primera vista, la casa parece introvertida, casi ascética, de hecho. El diseño de la fachada sobria y el uso robusto de materiales crean ese efecto. Pero el edificio-tipo-bunker en realidad se abre por completo hacia el campo en la parte trasera. La asociación con un bunker se ve reforzada por los dos techos en forma de embudo. A pesar de su inusual diseño, los materiales utilizados son bastante tradicionales: ladrillo en la fachada, revestimientos cerámicos para el tejado y las ventanas de aluminio.

Arquitectos: LOW Architecten (http://www.low-architecten.be/)
Proyecto: Huis voor Patrick
Ubicación: Antwerp, Bélgica
Equipo Diseño: Stijn Cockx, Tom Hindryckx, Joris De Greef, Koen Schoukens
Área: 140 m2
Año Proyecto: 2010
Mail: info@low-architecten.be

Fuente: arq.com.mx

Mercado en Ghent, Bélgica

11

por Arely Martínez

Después de participar en dos concursos consecutivos, los arquitectos Marie-José Van Hee y Robbrecht & Daem consiguieron que su propuesta para el centro histórico de la ciudad de Ghent, en Bélgica, fuera construida.

Su propuesta es una adición dramática al corazón de la ciudad. Se trata de una sala abierta para eventos —llamada mercado— que pretende revitalizar el espacio con una construcción que fuera coherente con el entorno, que incluye tres torres góticas y otros edificios antiguos que habían quedado en el olvido.

La estructura tiene una franqueza desarmante y un volumen dinámico que adopta la asimetría presente en los tejados de los edificios aledaños. El mercado fue uno de los finalistas del premio Mies van der Rohe, entregado recientemente.

Con una extensión de 24.000 m2, el elemento más imponente de la estructura es el techo de madera modulada con pequeñas ventanas esparcidas que iluminan el interior. Una cubierta de cristal negro protege la estructura y permite que el exterior refleje el cielo y la luz con un brillo suave.

La construcción mantiene un lazo armonioso con los edificios cercanos, como la Iglesia de San Nicolás, el campanario y la Catedral, que se encuentran a alturas mayores. Además, conecta sitios importantes del centro como la brasserie —restaurante de comida típica belga— y una nueva área verde, así como un estacionamiento para bicicletas y baños públicos ubicados debajo de la construcción.

La estructura, que puede albergar conciertos, espectáculos y exposiciones, entre otros, ya es un punto de encuentro entre los habitantes de la ciudad. Gracias a la novedosa estructura, al uso de materiales naturales y principios de bajo consumo de energía, y al objetivo de recuperar el centro histórico de la ciudad, el edificio constituye una propuesta sustentable e integral para Ghent.

This slideshow requires JavaScript.

Fuente: http://www.revistacodigo.com